Miedo a hablar en público

  Hablar en público es una actividad a la que no nos enfrentamos de forma diaria, a pesar de que en nuestro día a día hablamos con un montón de gente. Habitualmente en el trabajo, en nuestra familia, con nuestros amigos no nos tenemos que exponer a dar un discurso, a explicar algo y por lo tanto no tenemos esa sensación de que alguien nos está juzgando, de que podemos meter la pata y quedar en evidencia.   Pero, ¿qué pasa si, de repente, se casa mi prima y me pide que haga un brindis? ¿O si en el trabajo

Organizarse bien

“Ya viene ahí al jefa, seguro que me carga con alguna tarea más… ¡cómo si tuviera poco hoy! Buenos días, necesitaba que me miraras un vuelo a Madrid para el viernes con vuelta el sábado por la tarde. Intenta hacerlo cuando antes porque igual luego no hay plazas, ¿vale? –dice la jefa Sí, sí, sin problema. Ahora mismo me pongo con ello. Bueno, antes de nada voy a abrir el correo no vaya a ser que haya  algo urgente y en seguida me pongo… ¿Y todo esto? Son todo peticiones de los empleados… pues esta es importante, Claudia necesita una

Tomarse a mal las cosas

Llegas al trabajo y tu jefe viene a pedirte que le hagas un favor, unos datos que hay que sacar antes porque son para unos clientes importantes, que no puede permitirse perder… ¡Ya está! Siempre igual, sacándole las castañas del fuego a todo el mundo… Y no te queda otra que decir que sí, por supuesto. Por la tarde quedas con tus amigas, que últimamente están un poco pesadas con hablar de chicos, puff, con lo poco que te apetece después de haberlo dejado con tu novio. ¡Que poco tacto tienen! Si es que de verdad, vaya como son, ¡tú

Vacaciones de verano

Toca organizar las vacaciones en la empresa en la que trabajas. Tu jefe os deja bastante carta blanca, así que tenéis que poneros de acuerdo entre los tres que trabajáis juntos. Nada más llegar uno de tus compañeros te dice que ha mirado un viaje para la primera quincena de agosto ¡a Italia!, y te pregunta cómo tienes tú los planes… “Buff, yo quería ir al pueblo esas semanas, vienen mis primos… pero claro, si lo suyo es fijo… a Italia una no va todos los días. Pues nada, me tendré que fastidiar, otro fin de semana igual nos podemos

Tener a todos contentos

Hoy es martes, a la hora de desayunar estás pensando en la comida que quieres organizar con tus amigas el fin de semana, que sólo se acercan un par de veces al año. En estos pensamientos estás cuando tu pareja te propone ir a la playa el sábado… la ilusión que le va a hacer al niño, un día en familia… que tiene muchas ganas… Miras a tu hijo y ¡vaya carita que tiene! ¿Cómo vas a decirle que no? Si es cierto que hace mucho que no disfrutáis los tres juntos, seguro que hace un día estupendo… y bueno, tu familia

Solo piensa en el trabajo

Sales del trabajo y empieza el fin de semana. Hace muy buen día, ¡qué bien! Tienes planificada una escapada con los colegas al monte, una ruta que lleváis tiempo queriendo hacer.   Llegas a casa y lo primero que se te viene a la cabeza es el encargo que tienes que hacer el lunes, vaya nervios, esperas que todo salga bien. Al cabo de un rato te vuelves a pillar pensando en todo lo que has hecho esta semana, vaya cansado que estás. El día de la ruta no eres capaz de desconectar, sólo estás pensando en la hora de

Insatisfacción

“No te quejes, fíjate, vaya familia más guapa que tienes” “Deberías estar más feliz, todo te va de maravilla” “Tienes trabajo, familia, amigos… ¿qué más quieres?”   ¿Has recibido alguna vez este tipo de contestaciones por tener un mal día? ¿Una mala temporada? ¿No sabes cómo hacer para disfrutar de la vida que has creado?  ¿Lejos de sentirte comprendido te machacan estas frases de tu gente? No desesperes todavía, haz algo por remediar esa sensación y tomar, por fin, el rumbo de tu vida. Aprende a disfrutar de tu día a día, siéntete realizado y motivado a seguir adelante siendo

Decir cosas que puedan molestar

¿Alguna vez te ha pasado que no te atreves a decir las cosas que está haciendo mal un amigo? Tratar  temas incómodos, decir a un colega que le toca pagar, decir que no cuando nos piden un favor… Temas que deberían resultar fáciles pero que nos cuestan un triunfo y aún encima quedamos con la sensación de haberlo hecho mal, de no saber solucionar de no ser asertivo… Pues existe una forma de enfrentarte a estas situaciones, salir airoso y no estropear las relaciones con nuestros cercanos! No te dejes llevar por esa sensación y aprende a controlar el pensamiento, decir