Marisa

Cuando conocí PsicoActual acababa de pasar por una situación personal extrema, de esas que piensas que sólo suceden en la televisión o en la radio. Perdí a mis padres en un “accidente” que nunca debía haber sucedido:  a mi madre no la iba a volver a ver…. A mi padre no quería volver a verlo jamás.   Acostumbrada a mostrarme como una persona risueña, aquel suceso me borró de golpe la sonrisa. Le preguntaba a la vida ¿por qué a mí? Cerrada en una concha dura e inquebrantable, no hallaba luz ni consuelo en mis días, nada me reconfortaba y

Esteban

Cuando yo llegué a PsicoActual estaba en la más profunda oscuridad, todo era darle vueltas a las cosas y las más pequeñas para mí me parecían rascacielos. La manera de ver las cosas a veces alejaba a las personas de mi lado sin darme cuenta. Con el paso del tiempo en PsicoActual he aprendido a no dar tantas vueltas a las cosas. He conseguido que la gente que se había alejado ahora esté más cercana. Que estén orgullosas y contentas con el cambio que han visto en mí. Sé que todavía tengo que vencer algunos miedos, ser más seguro, valorarme más,

Tania

Mi comienzo en PsicoActual estuvo marcado por la relación con mi hijo mayor: un adolescente problemático. Estaba absolutamente desbordada y con un alto nivel de sufrimiento. No sabía cómo abordar mi relación con su comportamiento. No sabía cómo manejar mis emociones tan desbordadas, y al tiempo también se resentía la relación con mi marido, con un criterio muy diferente al mío. Paso a paso, porque me costó mucho ver el problema en mí. Tengo banderas y creencias  casi indiscutibles. Hemos ido mirándonos todos: mi marido, mi hijo y yo, y he ido viendo que estaba totalmente ciega, que el problema