Background

Con Psicoactual hora elijo qué quiero hacer y que no. Estoy tranquila.

Vi  que ahora tenía mucho más tiempo libre, tiempo para  “Dedicarme a lo mío”. Si lo pienso bueno realmente ya hace tiempo que no sufro. Por el contrario ahora ya hablo, de forma diferente, mejor que antes. El trabajo encaucé mis esfuerzos a formarme en cosas nuevas de las que ocuparme que ahora me motivan y me encantan. Estoy estudiando la oposición que pienso sacar porque ya la he pospuesto demasiadas veces por mi falta de valía. Sé que no puedo exigir nada a nadie, no puedo obligar que nadie me respondan como yo quiero, a que me llamen, a que me escriban, a que me den las gracias. Y no puedo depender de eso. Solo de mi. Soy  libre y debo dejar que la gente  también lo sea. No estaba siendo justa ni conmigo ni con los demás. Maite E.

Leer más

Entrenar, entrenar y entrenar. Trabajar mucho.

Yo quiero ser el número uno del mundo en tenis, diría Nadal. ¡Y yo, no te fastidia! Estaría bien, molaría todo eso de los viajes y ganaría una pasta. Pero no vale sólo con quererlo, hay que pensar cómo se consigue. Habrá que buscarse un entrenador, quizá un patrocinador, moverse bien en los circuitos del tenis para que te miren con cariño y se acuerden de ti… y sobre todo… entrenar, entrenar y entrenar. Trabajar mucho. Rubén C.

Leer más

Tus actos y tus decisiones marcan lo que te sucede

M Una vez que consiguen ponerte de frente con tu propia realidad y que llegues a la conclusión de que tus actos y tus decisiones son lo que marcan lo que te sucede, ya no puedes evitar ver que la forma de pensar anterior está condicionando todo lo que haces de una forma muy negativa.  En algunos momentos quieres seguir escondiéndote y echando la culpa a todo menos a ti misma para poder permitirte la licencia de no hacer nada y quejarte gratuitamente, pero ya es demasiado tarde y no puedes, porque la realidad te ha iluminado el nuevo camino y te empuja hacia delante.  Ahí es donde empieza una lucha interna entre tu yo nuevo y tu yo conocido, este último intenta que te quedes donde estabas porque ahí, a pesar de no estar bien, estabas cómoda. Paula G.

Leer más

Psicoactual es como un juego divertido y que te hace sentir bien viendo las reacciones del resto.

Tendemos a no querer vernos porque intuimos que nos va a hacer daño y empiezo a darme cuenta por qué actúo de determinada manera.  Cuando empiezas a comprenderlo ya puedes tomar perspectiva y darte cuenta como los demás tienen una configuración de cabeza muy diferente por lo que han vivido y es entonces cuando eres capaz de ver  que los demás piensan con sus cabezas y no con la tuya. Empecé a recordar algunas situaciones vividas con otras personas que antes me parecían de ciencia ficción, para mi simplemente no existían.  Desde otras cabezas entiendes como se sienten otras personas. Es como un juego divertido y que te hace sentir bien viendo las reacciones del resto. Nico A.

Leer más

Pensamientos que me limitan y que me han hecho renunciar a muchas cosas

    Cuando estaba acabando la carrera pensaba que no iba a tener capacidad de arreglármelas por mí mismo en el futuro, por ejemplo buscando trabajo, etc. Lo que hacía era esperar que el entorno me forzara a actuar. Cuando me daba cuenta pensaba de mí mismo que era un cobarde y me decía “me falta esa fuerza que veo en los demás y que les hace tirar para adelante, a mí me tienen que empujar”. Lo asumí y ala a hacer lo que sabía, trabajar. Yo soy así, cómo voy a renunciar a mí mismo?. No puedo cambiar, hasta que un día decidir ir de buen humor a trabajar y que nadie me lo iba a quitar y las cosas empezaron a mejorar. Un amigo me decía que estaba aprendiendo a ser hipócrita, lo que empecé a aprender fue a no estar tan a merced de los demás. Ahora veo que todos esos pensamientos que no me causaban más que perjuicio a largo plazo son muros, barreras, normas, prohibiciones que me limitan y que me han hecho renunciar a muchas cosas. Albino

Leer más

He enseñado a mis hijas el mismo comportamiento que a su vez mi madre me transmitió a mí

  Suele pasarnos  a menudo, creemos conocernos y de repente te ves haciendo aguas en cosas que ni te imaginabas, que veías muy bien que hacía tu madre, tu vecina, tu amiga… pero no pensabas que hacías tú. Porque ves defectos en  los demás, pero no en ti. A veces, nuestra falta de humildad nos impide ver lo que es evidente para todos menos para nosotros.   Loli F.

Leer más

Dejé de poner excusas, que es lo mismo que permitirle al miedo que decida por mi

Lo más gratificante que he aprendido a hacer es respetarme, tratarme bien y hasta quererme; lo que – me he dado cuenta -, tiene que ver con vivir el afecto desde dentro. Así que ahora consigo aceptar invitaciones, meriendas, fines de semana. Y hasta proponerlas yo. Tener claro que quieras o no, estás jugando al juego de las habilidades psicológicas y que cuanto más tiempo dediques a mejorarlas mejor te irá. Yo ahora he pasado de estar inquieto incluso sin saberlo, a notar tranquilidad la mayor parte del tiempo, mis amigos hasta me dicen, estás ocupado todo el día y, sin embargo, no conozco a nadie más tranquilo que tú, ¡Deberías ser la persona más estresada que conozco! Yo sonrío, porque me doy cuenta de que lo entienden al revés. No puedes tener muchas cosas que hacer si no estás tranquilo. En resumen, tengo muchos amigos pesimistas, muchos optimistas y mientras ellos se ponen de acuerdo sobre el viento yo me dedico a orientar las velas, porque aunque la vida es muchas cosas, para mi es ante todo un juego. Diego G.

Leer más