Dejar de fumar

Pero Miguel, ¿sigues fumando? Llevas años ya, ¿no? Ya ves, Luis, desde los quince. Y aquí estoy, ¡vivito y coleando! Si es que mala hierba nunca muere. No, si no digo yo que te vayas a morir, pero… ¿Cuánto fumas? Sobre una cajetilla diaria. Pero bueno, de algo hay que morir. ¿Y qué más da morir a los 70 que a los 75? ¿Lo dices en serio? Mira a mi suegro, ni fumaba, ni bebía… Se pasaba el día haciendo deporte… Y mira, a los sesenta catapum… Bueno, yo creo que no siempre es así, igual deberías pensarlo. Sí, sí,

Proponer planes

Andrés, ¿qué te apetece hacer esta noche?  La verdad es que no había pensado en nada… – piensa Andrés – lo mejor será que hagamos algo que le apetezca a ella. Yo quiero que esté a gusto y ya está. – No sé, lo que tú quieras cariño – dice.  Lo de siempre – piensa Paula – siempre soy yo la que tiene que decidir lo que hacemos, ya podía darme alguna idea… – ¿Qué tal si salimos a cenar? – pregunta ella.  Bueno, está bien. – responde Andrés. Jo, hoy es el último capítulo de la serie que sigo…

Ayudar a estudiar

– Por lo que veo, todos los deberes hechos. – Sí, sólo tenía mates. – Pues te los voy a mirar.  Uy, aquí hay un problema que está mal. Venga, levanta del sofá y a hacerlo de nuevo. – ¡No! – Venga, Laura, ponte que son cinco minutos. – ¡Qué no! – Laura, haz el favor. – Jolines papá, déjame en paz. Ya hice los deberes en clase. Mañana los miro con la profe. – Venga, hija, que no te cuesta nada. Si en vez de protestar te hubieras puesto a ello ya lo habrías corregido. – Eres un pesado,

Agobiarse con trabajo nuevo

“Ay madre, cuántos niños… ¿Cuáles serán los míos? ¿Serán aquellos que arman tanto escándalo? ¡Qué nervios! No podré con esto… Yo no valgo para profesora. Esto es absurdo… Vaya forma de desperdiciar dos años, tanto estudiar para las opos y total… Yo no puedo con estos niños, si es que son muchos… Y aún encima con lo poco que dormí ayer. Si es que no valgo para esto, no valgo.  ¿Dónde estará el despacho de la directora? Debo parecer un pato mareado. Si sigo así voy a llegar tarde. Ya me vale en mi primer día. ¿Por qué no vine

Volver a casa o seguir de fiesta

El concierto ha estado genial. ¿Te parece que acabemos esta y nos vayamos? Estoy bastante cansada y mañana tenemos clase. ¡No me fastidies la fiesta anda! Quedamos un rato y a ver cómo se da la noche Pero cariño, habíamos quedado en que veníamos al concierto y nos íbamos, ¿no? Mañana no nos vamos a levantar… Si quieres irte vete tú. Pero no seas mi madre. Vaya imbécil. Ya veo que al final duermo sola. Haz lo que te dé la gana. A la mañana siguiente Carlos no va a clase y Sara sí. A mitad de la mañana él le

No valgo para estudiar

  “Otra vez en la cama, esto no puede ser. Nos está tomando el pelo… Esto es de traca. ¿Te quieres poner de una vez? Que me dejes, pasa de mí. Tengo derecho a hacer un descanso. Descansarás cuando hayas hecho algo para descansar. Que no has hecho nada y de eso estás cansada, ¡de no hacer nada! No te metas en mi vida, ya sé de sobra lo que tengo que hacer. Lo que me faltaba por oír, sabes de sobra, claro. Por eso tienes tres suspensas de la evaluación pasada. ¡Que me dejes! Mi madre es lo peor,

Empleados se aprovechan del jefe

Carlos, soy Marcos. Llamaba para decirte que estoy apuradísimo porque llevo todo el fin de semana cuidando de mi suegra y no pude mirar el proyecto. Vaya, pobre. ¿Otra vez? Pues hoy estaremos apurados, trae lo que tengas y lo miramos ahora. Sí es que con todo este lío apenas tengo hecho algo y quería comentarte que no dormir me da dolor de cabeza ¿Podría ir por la tarde en vez de ahora? Si me lo traes ahora puedes irte y yo te echaré una mano corrigiéndolo. ¿Te importa que te lo acerque mi hijo? Es que en mis condiciones

Relación complicada

Pff, es que esta tía es imbécil. ¿Qué ha pasado? Mira, yo alucino, es que no me parece ni medio normal. No voy a dejar que esa cabrona me arruine la noche. Pff, su ex… ya estamos. – piensa –. ¿Qué pasó? ¿Te ha mandado un mensaje? Pasa lo de siempre, que me quiere buscar las vueltas. Pero vida, no te enfades. Tú estate tranquilo. ¿Qué me tranquilice? Joder Paula, digo Marta. Ya está bien, no empieces tú también, eh! Cariño, es que no quiero que lo pases mal. Pues si no quieres que lo pase mal te callas y

Pereza con oposiciones

“Bueno, plan de la tarde, ponerme a estudiar. Las opos a la vuelta de la esquina y yo perdiendo el tiempo siempre en tonterías, no puedo hacerlo más. Aunque también puedo ponerme a estudiar mañana temprano… ¡ya estás! Que no, que te va a dar pereza. Lo haces hoy. Bueno, antes de ponerme a esto voy a mirar un poco facebook. ¡Anda, mira que foto más guapa ha colgado Sara! Claro, ella que tiene tiempo a viajar, ya me gustaría a mí… si es que… ¿Y esta canción que ha subido Adri? Me encanta, le voy a dar a me

Niña no quiere ir a clase

Mamá, no quiero ir al cole… Me duele la barriga mucho… Buff – piensa la madre – ya empezamos… este año le está costando muchísimo y todas las mañanas es la misma cantinela.       Venga cariño – dice – que al cole hay que ir. ¡Ya verás como te lo pasas bien! Pero no quiero… Me quiero quedar en casa, aquí no me duele y seguro que allí vomito. ¡No seas mala! Laura la viste, no quiere dejarla en casa, llevan semanas igual, a la pequeña le está costando adaptarse y quiere llamar la atención. Una hora más